La Ley del Suelo acabará con las viviendas unifamiliares en suelo rústico sin plan especial
La futura norma en la que trabaja el bipartito PRC-PSOE fulmina la medida promovida en la pasada legislatura por el PP y adelanta que ve "muy complicado" la extensión de los derechos de realojo y retorno a los locales comerciales
La nueva ley del suelo de Cantabria en la que trabaja el Gobierno regional PRC-PSOE introduce medidas para mejorar la seguridad jurídica y la agilización de los planeamientos urbanísticos y acaba con la posibilidad, promovida en la pasada legislatura por el Gobierno del PP y apoyada por los regionalistas, de construir vivienda unifamiliar aislada en suelo rústico sin plan especial.
Esta última medida será una de las que, con probabilidad, más polémica generará, algo que ha reconocido a Europa Press el propio director general de Urbanismo, Francisco González Buendía. De hecho, el PP ha advertido a esta agencia de que lo considera uno de los "obstáculos" principales para apoyar esta norma, a la que, presentará enmiendas a la vista del borrador del anteproyecto al que ha tenido acceso.
La modificación de la ley del suelo aprobada en junio de 2012 configuraba un régimen transitorio, hasta la aprobación de los correspondientes Planes Especiales, que permitía de forma inmediata la construcción de vivienda unifamiliar aislada.

Cantabria regulará las viviendas vacías dentro de la Ley del Suelo
Mientras que el PP considera que esta modificación sobre la vivienda unifamiliar ha funcionado "muy bien" y ha "permitido fijar población al territorio" en el medio rural, el actual Gobierno sostiene que "no es normal" que se mantenga una situación "transitoria toda la vida".
Por ello, la ley del suelo en la que trabaja el bipartito (que está aún en fase de anteproyecto y que podría llegar al Parlamento antes de que termine el año) acaba con la posibilidad de ejecutar estas viviendas sin que haya un plan especial.
Y es que sostiene que tiene que haber "una mínima ordenación" y, durante la tramitación de la norma, "va a tratar de convencer" a los grupos de que "lo que no se puede hacer es una ordenación territorial a base de peticiones de viviendas unifamiliares".
Además, advierte de que si se permite este modelo "disperso" de vivienda unifamiliar se requiere la implantación y llevar hasta allí los distintos servicios, algo que -advierte- es "inasumible" y "muy complicado".
Argumenta también que con los planes especiales no será necesaria la limitación establecida con la modificación del PP de que la parcela mínima para construir debía de tener entre 1.500 o 2.000 metros cuadrados, sino que "a lo mejor" podría fijarse en los 500 o 600 m2, con lo que esto podría ser algo "beneficioso".
González Buendía muestra su disposición a "pactar" e intentar llegar a acuerdos para una "solución" sobre esta cuestión y se ha mostrado abierto a la posibilidad de introducir en la nueva ley un periodo transitorio, pero transitorio "de verdad", hasta que se puedan tramitar y aprobar los planes de especiales por parte de los municipios. Además, en esta tarea ofrece la ayuda del Gobierno de Cantabria y el acceso de los municipios a subvenciones para poder desarrollarlos.

 

 

 

Volver