El Parque de la Naturaleza de Cabárceno celebra su 30 aniversario con el reto de crecer hacia Peña Cabarga y de conseguir alojar a una pareja de osos panda.
A este "lugar único", según el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, le "falta algo" para completar el círculo, una pareja de osos panda, petición expresa que ha trasladado a la consejera de Turismo, Marino Lombó.
En su intervención, Revilla ha reconocido la "idea absolutamente genial" del promotor del proyecto hace ahora tres décadas, el expresidente Juan Hormaechea (ausente en el acto por encontrarse en el extranjero), y la contribución a su mejora de los diferentes ejecutivos autonómicos, representados hoy en la conmemoración. En este punto, ha querido hacer una mención especial para el exconsejero de Turismo Francisco Javier López Marcano, regionalista como él, y cuya huella ha considerado "trascendental".
En su opinión, todos han aportado su esfuerzo y compromiso para que hoy Cantabria tenga un "lugar único" que despierta el asombro del visitante por la singularidad del paisaje kárstico en el que está enclavado y su gran variedad de animales en semilibertad, en total más de 120 especies de los cinco continentes y la mayor reserva de osos y de elefantes fuera de África.
También se ha acordado de los cientos de trabajadores que han pasado por Cabárceno a lo largo de su historia, en la actualidad 170, de quienes ha destacado su "abnegación", su pasión por los animales y su implicación para que todo esté "en perfecto estado de revista.
Por último, ha puesto en valor la vocación de servicio del director del parque, Miguel Otí, que se jubila después de 15 años al frente, en dos etapas distintas.
Por su parte, la consejera de Turismo se ha referido a Cabárceno como el "emblema" y el "buque insignia" del turismo cántabro y una "parte indisoluble de la infancia, de la memoria y de la vida de toda una generación de cántabros".
Para Lombó, el parque de la naturaleza no solo es pasado y presente, sino que tiene por delante "mucho futuro" y el objetivo de seguir mejorando.
En este sentido y al igual que Revilla, ha subrayado que el reto para los próximos 10 años es crecer hacia la Sierra de Cabarga y afianzar su condición de "referente a nivel mundial", tarea en la que están involucrados tanto el parque como los trabajadores y el Gobierno cántabro.
Finalmente, ha elogiado la dedicación de Miguel Otí, a quien ha definido como "un lujo" para Cabárceno por sus conocimientos, gestión, compromiso y amor por los animales.
Otí, visiblemente emocionado, ha agradecido las muestras de cariño recibidas y ha considerado un privilegio acabar su etapa laboral en el lugar que ha marcado toda su carrera y al que le unen vínculos familiares. "Cabárceno ha sido mi vida", ha dicho.
La ceremonia institucional ha contado con la presencia de un amplio abanico de autoridades locales y autonómicas, entre ellas el presidente del Parlamento, Joaquín Gómez, y la delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones.
En representación del Ejecutivo autonómico también han asistido el vicepresidente, Pablo Zuloaga, y la práctica totalidad de consejeros; el director general de Cantur, Bernardo Colsa, y la directora general de Turismo, Eva Bartolomé.
Además, han acudido los expresidentes de Cantabria Ignacio Diego y José Joaquín Martínez Sieso; el exconsejero de Turismo Francisco Javier López Marcano; los alcaldes de Penagos, Carlos Lavín; de Villaescusa, Constantino Fernández, y de Medio Cudeyo, Juan José Perojo, y varios diputados del Parlamento regional.
En el transcurso del acto se ha proyectado un vídeo resumen de los 30 años de historia del parque, tiempo en el que se ha convertido en la instalación turística más visitada de Cantabria, con más de 600.000 personas al año, y en un referente mundial en la conservación de especies en peligro de extinción y en el desarrollo de programas de investigación y educativos

 

 

 

Volver